Tito Bustillo Centro de Arte Rupestre

Exposición permanente

Área 1. Y al descolgarse por una sima… una joya del arte paleolítico

El descubrimiento de la cueva se produjo en 1968 durante una exploración espeleológica llevada a cabo por miembros del grupo de montaña Torreblanca junto a dos jóvenes riosellanos.

En esta área se recuerda la repercusión en los medios de comunicación de este hecho y se muestra el archivo gráfico conservado, con fotos de la cueva en ese momento e imágenes de los descubridores. La parte gráfica se completa con un audiovisual del testimonio de los protagonistas del hallazgo, 40 años después de que se produjera este hecho.

Se brinda una mención especial a Celestino Fernández Bustillo, que falleció unos días después del descubrimiento, hecho que motivó dar su nombre -Tito Bustillo- a esta cueva conocida anteriormente como Pozu´l Ramu.

La sala presenta cascos y carburos cedidos por los descubridores, así como piolets y cuerdas utilizadas habitualmente por los grupos de montaña y espeleología.

 

Equipamiento cofinanciado por: