Tito Bustillo Centro de Arte Rupestre

Exposición permanente

Área 5. Descubriendo tesoros ocultos

La principal novedad del Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo se expone en esta parte: el arte oculto de la cueva.

En la actualidad quienes visitan la cueva sólo acceden al Panel Principal, pero en esta sala del Centro el público puede descubrir los conjuntos de arte que no son mostrados por razones de accesibilidad y conservación.

- Un audiovisual refleja la dificultad de acceso a la Galería de los Antropomorfos, descubierta hace una década por Rodrigo de Balbín. En el Centro de Arte Rupestre se ha reproducido la bandera estalactítica donde se observan las figuras pintadas en rojo de dos esquematizaciones humanas. Estas representaciones de antropomorfos son una singularidad dentro del arte rupestre cantábrico y concretamente en Asturias, donde sólo aparecen en las grandes cuevas con arte rupestre como es el caso de Candamo, Llonín y este ejemplo de Tito Bustillo.

- La Galería de los Caballos, descubierta por el primer guía de la cueva Aurelio Capín, alberga un panel con grabados entre los que se distinguen las figuras de seis caballos, un uro y un posible oso. Un juego de proyecciones sobre la réplica de este panel permite ver con toda claridad los finos grabados, casi inapreciables a simple vista.

- Para mostrar el Camarín de las Vulvas se ha optado por reproducir la pared donde se ubican. La singularidad de estas figuras, interpretadas tradicionalmente como órganos sexuales femeninos, son escasas en el arte rupestre cantábrico, y es Tito Bustillo el ejemplo más espectacular, claro y brillante de este tipo de representaciones.

- La sala se completa con paneles que recogen los demás conjuntos artísticos: la ballena, los laciformes y los zoomorfos. Para terminar nuestro recorrido por la sala, y mediante un juego visual, se muestra la mano en negativo, única representación de este tipo conocida hoy en día en Asturias.

 

Equipamiento cofinanciado por: